Anime: El tren nocturno de la Vía Láctea

Ginga tetsudou no yoru (銀河鉄道の夜 / Group TAC, 1985) o, como se le conoce en inglés, Night on the Galactic Railroad es en realidad una novela juvenil del famoso Kenji Miyazawa escrita en 1934. Esta película me llamó la atención al ver la genial Bungaku Shôjo (donde se hacen claras referencias). Y disfrutar recientemente de Mawaru Penguindrum me revivió este interés, pues en el anime de Kunihiko Ikuhara hay también guiños a la obra de Miyazawa.

Y bien, tras visionarlo debo decir que el largometraje me gustó bastante, pero que no se lo recomendaría a cualquiera. Aunque estamos ante una obra supuestamente juvenil, los temas que se tratan en la historia (y sobre todo, cómo se tratan) tienen un fondo tan filosófico y espiritual que no me imagino a ciertos adultos de ahora disfrutando de su ritmo y estilo narrativo (y mucho menos a un niño, el pretendido público objetivo del proyecto).

Estamos ante una película lenta, llena de enigmas y reflexiones tan pretenciosas que el gran público se aburrirá con ella en un santiamén. Con todo, personalmente me pareció una historia bella en su simpleza y realmente entrañable a pesar de que en ocasiones me exasperó con sus escenas vacías de contenido.

Recomendable para los fans extremos de Mawaru Penguindrum que quieran explorar y entender un poco más este anime, y para los interesados en los animes de corte filosófico impregnados de esa narratividad tan característica de los japoneses.

Lo que está claro es que ahora me han entrado más ganas de conocer mejor la obra de Kenji Miyazawa, un tipo bastante interesante. Este verano se estrena La vida de Gusko Budori, otra adaptación de una de sus novelas, así que habrá que echarle un ojo. Y además ya tengo en el punto de mira Ihatov Gensou: Kenji no Haru, por lo que volveré con impresiones de Miyazawa dentro de poco.

Nota final en MAL: 7.

Anuncios

Un pensamiento en “Anime: El tren nocturno de la Vía Láctea

  1. Este tipo de obras siempre resultan sorprendentes. Luego te miras el original y acabas sorprendiendote más si cabe. Me pasó algo parecido con Kokoro de Natsume Soseki (novela que, además, recomiendo encarecidamente) tras ver el arco correspondiente de Aoi Bungaku.

    La película en sí me llama porque yo fui de los que disfrutó como ninguno de la fantástica Mawaru Penguindrum (no me vais a hacer cambiar de opinión al respecto, nadie). Tocará echarle un vistazo algún día y crearse una opinión propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s