Opinión: Kyo-Ani esto, Kyo-Ani lo otro

Kyoto Animation

Tras este título que me hará ganar el Premio Nobel de Literatura, me gustaría comentar un par de cosas al respecto del estudio japonés de animación Kyoto Animation, de sobra conocido en el mundo del anime por sus adaptaciones de Key, por Lucky☆Star, Suzumiya Haruhi no Yuuutsu y derivados o K-ON!

Saco a colación el tema tras el anuncio de la nueva serie del estudio: Tamako Market. El cual es, ni más ni menos, que el próximo proyecto original de Kyoto Animation tras sus distintos trabajos de la franquicia Munto.

La cuestión es que, como seguidora de este pequeño estudio desde el estreno de la susodicha Suzumiya Haruhi no Yuuutsu, ya es un aburrimiento escuchar los mismos (poco originales) comentarios al respecto de Kyo-Ani una y otra vez. Butthurt incoming? ASKA, U MAD? Llamadlo como queráis, pero he aquí mi opinión sobre la relación de amor-odio entre Kyoto Animation y los otakus.

Lo venimos leyendo y escuchando desde hace un par de años atrás: cada vez que Kyoto Animation anuncia una nueva serie, son tres las posturas que se toman al respecto.

  1. Oh, ¿Kyo-Ani? Me encanta Kyo-Ani. Seguro que veo la serie.
  2. ¿Kyo-Ani, y no es Full Metal Panic!? ¿Cuándo piensan seguir con ella?
  3. ¿Otra vez Kyo-Ani y su moe? Odio el moe.

Bien. Una servidora se posiciona en la primera opción, si bien eso no significa que acepte cualquier cosa que Kyo-Ani me lance a la cara. Mi odio por CLANNAD es conocido por todos. Air tampoco me gusta; y la propia Munto me parece lo más soso del planeta. Sin embargo, es un estudio que a priori me agrada y por eso siempre le concedo el beneficio de la duda.

No obstante, y a la par que ha conseguido granjearse el respeto y el amor de muchos otakus, Kyo-Ani también cuenta con una legión nada desdeñable de detractores, los cuales suelen representar algunas de las dos últimas opciones mencionadas. A ellos les comento lo siguiente.

  1. ¿Os habléis planteado que, tal vez, no esté en manos de Kyoto Animation realizar una continuación de Full Metal Panic!? Estamos hablando de una franquicia cuyos derechos no se limitan a un único estudio. Una franquicia cuya adaptación animada ha pasado por varias empresas, primero Gonzo y luego Kyoto Animation. ¿Cuánto vendió Full Metal Panic! en su formato doméstico? Es decir, ¿fue rentable? ¿La editorial de las ranobes originales, Fujimi Shobo, o Shoji Gatou, su creador, desean ver una continuación animada de la historia? Son preguntas más que pertinentes a la hora de averiguar por qué no hay más anime de esta saga, cuestiones en las que no influye Kyoto Animation en ningún aspecto. Con todo, imaginemos que tanto editorial como creador le presentan al estudio un saco de dinero para producir una posible secuela animada de Full Metal Panic! Aparte de la razón evidente, ¿por qué debería Kyoto Animation aceptar? Estamos hablando de una compañía que busca el beneficio económico, sí, pero se supone que todo estudio de animación también debería perseguir un objetivo artístico. Full Metal Panic! fue la primera serie de televisión y la primera obra adaptada de Kyoto Animation, y aunque me consta que Yasuhiro Takemoto (el director de estas adaptaciones y miembro activo del estudio) es seguidor de la franquicia que nos ocupa, las inquietudes de Kyoto Animation como entidad pueden estar enfocadas a otros derroteros. Puede que hace nueve años necesitara adaptar según qué franquicias para darse a conocer y ganarse la confianza de las grandes editoriales; pero ahora ha habido un cambio de tornas y es el estudio de Kioto el que tiene la sartén por el mango, demostrando que pueden montar un conglomerado con el que producir sus propios proyectos o aquellos que más le interesan (para eso se crearon los Kyoto Animation Awards, para recurrir a sus propias historias). Dicho esto, ¿por qué es la gente tan tsundere? Desprecian a Kyoto Animation pero luego mojarían los pantalones con una continuación de Full Metal Panic! En fin.
  2. La mayoría de la gente que utiliza la palabra “moe” no tiene ni la más mínima idea de lo que significa (sí, empiezo fuerte). El moe lleva impregnando el anime desde que a los japoneses les gustan las niñas pequeñas y lo mono. Es decir, desde siempre, desde antes de que existiera el anime siquiera. Por tanto, no es una moda, y mucho menos inventada por este estudio. Sin embargo, lo que es innegable es que Kyoto Animation ha tomado como bandera una estética en la que es fácilmente reconocible ese “niñas monas haciendo cosas monas”. Con todo, y a pesar de que en los últimos años lo único “moe” de Kyoto Animation ha sido K-ON! y Chuunibyou demo koi ga shitai!, es legítimo decir que el estudio cuenta con una seña de identidad que se acerca más a lo entrañable y a lo políticamente correcto que a lo transgresor o lo independiente. De acuerdo, muy bien… ¿Y? El anime es sólo un formato de producción, y al igual que existen películas de imagen real para todos los gustos, uno de los puntos fuertes del anime es su variedad en cuanto a géneros. Ser otaku no significa que tenga que gustarte toda la animación japonesa, y es lógico que cada uno decida qué tipo de series seguir. Así pues, me río yo de los comentarios tipo “Qué mal lo estás haciendo, Kyo-Ani”. Ajá. Que se lo digan a todos los Blu-ray que ha vendido el anime de K-ON!, por ejemplo. Kyoto Animation no tiene la obligación (y seguro que ni la ambición) de gustar a todos, simplemente hace un tipo de producto para una clase determinada de audiencia. ¿Qué no te gusta el estilo, o el género, o sus diseños? Enhorabuena; pero “exigir” algo a un estudio de animación es como pretender que Coca-Cola cambie su fórmula. Si no te gusta, no la veas; pero no actuemos como si los estudios nos debieran algo o estuvieran obligados a caernos bien.

En definitiva, en la industria del anime hay todo tipo de estudios. SHAFT es ese camello que te vende droga en la esquina. BONES es el primo bohemio que se pasó esnifando pegamento. Gainax es la viuda que ya no es nada. Sunrise el pez gordo cincuentón que está de vuelta de todo. Y Kyoto AnimationKyoto Animation es el artista incomprendido (o algo así). Que cada uno elija a quién seguir y disfrute. No tiene mayor misterio.

Anuncios

8 pensamientos en “Opinión: Kyo-Ani esto, Kyo-Ani lo otro

  1. *Nota mental: “Jamás meterme o molestar a esta señorita”* Asiento con la cabeza y estoy totalmente de acuerdo con tus ideas (nótese el “peloteo”)
    *Ahora serio* Bueno, he de decir que yo conoci al estudio con Haruhi, y le coji aversión con K-on, pero me ha sorprendido y me esta dejando bastante satisfecho con Chuunibyou demo koi ga shitai! , en conclusión hay trabajos buenos y malos, un estudio puede hacer una auténtica aberración, o crear una obra maestra. Ni amor ni odio para el estudio.

  2. No me suelen gustar las series de Kyo-Ani (hasta me atrevo a decir que Haruhi no es TAN buena. ¡¡Miradme, soy independiente!!) pero, vamos, que no tiene mayor trascendencia que esa. No me gustan sus series. La vida sigue.

    No entiendo a la gente que acusa a los estudios de destruir el mercado; para bien o para mal, lo único que hacen es adaptarse a lo que pide el público.

    • Meh, siempre se me olvida completar los comentarios.

      Lo que quiero decir es que, aunque no me gusta Kyo-Ani, estoy de acuerdo con el artículo.

      Eso.

  3. Sobre los tres puntos:

    1. ¿Alguien realmente espera que KyoAni haga lo que falte Full Metal Panic! a estas alturas del partido y más cuando cambiaron de estudio de una temporada a otra? Lo que es yo, ya dejé de prenderle velas para que reconsideren retomar la franquicia y que a la larga es el autor de las novelas el que debería dar el visto bueno y cederle los derechos a otra empresa cofcofSunrisecofcof)

    2. El problema no es el moe, más bien es que KyoAni es dado para hacer “moeshit” y el estudio no se sale de su “lugar estable”, porque le tiene miedo a hacer algo que no reporte ganancias inmediatas para los gordos de Akihabara. De hecho, me alegró muchísimo que KyoAni reviviese la franquicia de Munto años atrás por lo mismo, porque no era una serie que se basaba en qué tan moe o retrasado parecían sus personajes (eso sí, coincido en el hecho que era bastante aburrida) Y sí, Hyouka también entra en la categoría, aunque sea más bien un soponcio con dibujos bonitos.

    3. Y sí, U MAD.

  4. K-ON! es basura. FMP! es la leche. Haruhi es la leche. Clannad y Air son la leche. Hyoka una delicia a nivel visual pero es bastante aburrida. Chuunibyou demo koi ga shitai! está la mar de entretenida porque, a diferencia de K-ON!, no se centra solo en chicas monas y sus coñas tiene gracia (no como las de K-ON!, que hacen gracia de lo penosamente malas que son). Y por eso la gente se queja de KyoAni: es un estudio que puede hacer las cosas genial, y en vez de eso se dedica a hacer cagadas del estilo K-ON!. Difícilmente les perdonaré que dieran la espalda a la adaptación de Little Busters! porque tenían “la agenda llena”. De eso se queja la gente, no de que el estudio sea una mierda, sino de que siendo lo bueno que es malgasta su talento en series… que no merecen la pena. Igualmente claro, es una empresa y buscan sacar cuanta más pasta mejor, pero eso de venderse al mejor postor y dejar a un lado las series interesantes me parece bastante mal. Bueno, ahí queda mi opinión xD

  5. Pingback: Algo sobre Tamako Market | Nyaruhodo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s