Videojuego+Anime: Danganronpa: Kibô no Gakuen to Zetsubô no Kôkôsei

Danganronpa
Img: だぶ竜

A pesar de que me gustan los videojuegos, no es habitual que un título me ancle a la consola con pura ansia por completarlo. Por eso es raro que, en estos últimos meses me haya pasado con dos. A pesar de que no realicé ningún mini-análisis al respecto, me ocurrió con Zelda: A Link Between Worlds (Nintendo 3DS), un remake que posiblemente supere a su versión original. Y lo último que me mantuvo pegada a PSP fue Danganronpa: Kibô no Gakuen to Zetsubô no Kôkôsei. Hoy toca hablar de este “videojuego definitivo”.

Danganronpa es una saga creada en 2010 por Spike Chunsoft que originalmente estuvo disponible en PSP. Tras la salida de la segunda parte, se realizó una edición para PS Vita con los dos juegos. Pero, a pesar de que está siendo localizada en Occidente (por fascículos, cada título por separado), tuve que jugar a la versión de PSP por falta de PS Vita.

Sea como sea, recibid la bienvenida a la academia Hope’s Peak, una institución a la que sólo puede acceder la élite entre la élite, los estudiantes “definitivos” en distintos campos. Así, tenemos a la “idol definitiva”, la “nadadora definitiva” o el “jugador de béisbol definitivo” entre catorce adolescentes que serán la cúpula del mundo del mañana. Sin embargo, el quinceavo estudiante definitivo no tiene ningún talento especial: él es Makoto Naegi y recibe una invitación a la academia tras ser elegido ganador en un sorteo. Así, encarnamos al “suertudo definitivo” en la que parece ser la oportunidad de su vida… o no, pues en el primer día de clase Naegi y sus nuevos compañeros quedan confinados contra su voluntad en el instituto. La cabeza pensante tras todo esto es Monokuma, un extraño oso robot que les asegura que la única forma de salir de la escuela es asesinando a uno de los estudiantes sin resultar culpable en el juicio que se celebra cada vez que se encuentra un cadáver.

Con esta premisa comienza un juego a medio paso entre la visual novel y la aventura gráfica que, con una estética muy cuidada y unos personajes carismáticos, se centra en el misterio detectivesco, un género que me encanta.

Siendo directa con este título, debo decir que Danganronpa me gustó por todos y cada uno de sus elementos. Los casos y los juicios son bastante sencillos para los más exigentes, y la narrativa integrada en el sistema de juego peca de linealidad, pero la conjunción de sus factores desemboca en un videojuego único del destacaría:

  1. Su guión excelentemente ambientado y, sobre todo, desarrollado. Uno de los puntos fuertes del juego no es lo que cuenta, sino cómo lo cuenta.
  2. Sus personajes y sus excelentes seiyuus, siendo la crème de la crème Kirigiri (♥) con Yoko Hikasa, el propio Naegi con Megumi Ogata, Togami con LA VOZ Akira Ishida, Sakura con Kujira o Fukawa con una genial Miyuki Sawashiro, por citar a mis personajes favoritos. Los personajes no brillan por su desarrollo, pero sus personalidades sí están muy bien integradas en el juego y su narrativa.

En definitiva, Danganronpa conjuga un buen planteamiento con un gran desarrollo, factores que considero imprescindibles a la hora de contar una historia decente. Y si además tenemos una banda sonora como ésta, de Masafumi Takada, mejor que mejor.

Ahora bien, como todo producto japonés famoso, Danganronpa dio el salto al anime en 2013 ¿gracias? a Lerche. Aunque no me esperaba una obra a la altura del original, da bastante pena pensar que haya gente que se haya destripado la historia del juego viendo el anime.

Se suele decir que una adaptación es buena cuando es fiel al producto original. Sin embargo, es de risa que el mayor fallo del anime de Danganronpa sea lo idéntico que es al juego. No obstante, estos parecidos son sobre todo detalles estéticos o referentes al GUI, el entorno gráfico del juego. Así, tenemos un anime que visualmente es muy parecido al juego (hasta los vídeos de las penas son tal cual y como aparecen en el juego), pero que pierde por el camino la magia de mismo: el misterio de la historia y la implicación del jugador. En este caso, el espectador no participa en la resolución de los casos, sino que estos son una simple exposición precipitada fruto de los simples trece episodios que dura el anime. Una buena adaptación de Danganronpa se hubiera centrado más en adaptar sus misterios a un formato totalmente distinto a los videojuegos como es el anime y no tanto en copiar y pegar sus diálogos o gráficos.

danganronpa-anime

Mención aparte se merece la calidad artística del anime, masacrando los diseños originales y con bastante QUALITY a pesar de tratarse de una serie muy estática.

Lo dicho, una pena que los espectadores que no jugaron al juego se enteraran de todas las claves del guión como si hubieran leído la historia en Wikipedia.

Sea como sea, siempre hay que quedarse con lo bueno y yo ya estoy ansiosa por jugar a Danganronpa 2, que si sigue la misma estela del primer título y además mejora algunos detalles de la jugabilidad, estoy segura de que no me defraudará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s