Cine de fin de semana: Pollo con ciruelas y El tesoro de Sierra Madre

 

pollo-con-ciruelas

Una buena amiga es una auténtica entusiasta de la iraní Marjane Satrapi. Gracias a ella vi la versión cinematográfica de Persépolis (Francia, 2007), la que seguramente sea su obra más reconocida, y muy sabiamente me insistió este fin de semana para ver Pollo con ciruelas (Francia, 2011), otra película que nació en forma de cómic de la mano de Satrapi en 2004.

Conocida en su país de origen como “Poulet aux prunes” (el título español es una traducción literal), la cinta cuenta con la codirección de Vincent Paronnaud, director que ya colaboró con Satrapi en Persépolis y que, con esta película, me ha terminado de demostrar que son un gran dúo creativo.

Pollo con ciruelas es una película de melancolía con tintes románticos, humor agridulce y trazos del onirismo que siempre impregna al cine francés. Es una historia de autodestrucción en la que Nasser Ali Khan, un virtuoso del violín, decide morir cuando su preciado instrumento queda hecho pedazos. Será entonces cuando nuestro protagonista repase toda su vida y los acontecimientos que le han llevado a tal situación.

Aunque he comentado que el filme tiene “tintes románticos”, algo que a priori echaría para atrás a una servidora, la película no comienza con esa pretensión y es una auténtica gozada ir descubriendo la historia personal de Nasser Ali Khan. La narración y la estructura de los acontecimientos es lo más destacable del largometraje y su puesta en escena, a veces más cercana al teatro (o al cómic, según se mire), es un excelente trabajo de creatividad cinematográfica.

En definitiva, y sin ánimos de adentrarme mucho más en la cinta, pues podría resultar en el destripe de la misma, Pollo con ciruelas es una película muy recomendable para los amantes del cine melancólico y el humor agridulce.

Nota final: 7.

 

El tesoro de Sierra Madre

Hacía tiempo que no veía cine western, y qué mejor manera de volver que con una película que tenía pendiente desde hacía mucho por estar tan bien considerada: El tesoro de Sierra Madre (Estados Unidos, 1948). Aunque realmente no es una “película de vaqueros”, sino sobre la fiebre del oro.

Sea como sea, se trata de una cinta de dos horazas de buen cine con un Humphrey Bogart espectacular que, en su momento, ni fue nominado al Óscar (para que se vea que también cometían injusticias por aquella época).

El largometraje, como suele ser habitual en el género, está basada en la novela homónima del alemán B. Traven, y nos presenta a tres norteamericanos en tierras mejicanas que se encuentran en la más absoluta ruina hasta que deciden buscar oro en las montañas. La película está claramente estructurada en dos partes: la búsqueda del oro y las consecuencias de esta búsqueda, siendo el desarrollo del personaje de Bogart lo más destacable de la obra.

Como puntos a favor, se trata de un trabajo de John Huston, y Max Steiner es quien compuso la banda sonora de la película dejándonos uno de sus clásicos leitmotiv, recurso del que fue precursor y máximo defensor.

Una película imprescindible para los amantes del cine en general y los del western en particular. Se trata de una cinta de hace más de sesenta años, pero sigue conservando su frescura, algo que indica sin lugar a dudas la gran importancia y relevancia del filme.

Nota final: 9.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s